Peter Green, alucinante psicodelia

El artículo de esta semana lo dedicaremos a una de las figuras más destacadas del rock de finales de los 60 y principios de los 70, el guitarrista, cantante y compositor Peter Green, autor, por cierto del tema, “Black Magic Woman“, que equivocadamente muchos asocian al también guitarrista Carlos Santana.

Peter Green fue el fundador de Fleetwood Mac, la banda inglesa que años después y ya sin su presencia vendería millones de discos. Su progresión como guitarrista de blues se vio truncada en el momento que sufrió graves trastornos psicológicos ocasionados por el consumo de ácido lisérgico y por una serie de brotes esquizofrénicos que nunca le abandonaron. A cambio Peter Green llevó la experiencia musical hacia caminos desconocidos en su época (que ya es bastante decir) y marcarían el camino de otros músicos más jóvenes durante la inagotable década de los 70.

Pero empecemos por el principio. Green se crió con las mejores figuras de la llamada “segunda gran época” de blues inglés, entre ellos Eric Clapton o Jimmy Page. Su estilo ya comenzaba a diferenciarse del de éstos en 1966. La suavidad del fraseo, el sugerente vibrato y la economía de notas serían su sello para el resto de su carrera. Sus primeras canciones fueron grabadas junto a los John Mayall´s Bluesbrakes, banda en la que logró entrar gracias al puesto dejado por Eric Clapton al comenzar su experiencia junto al supergrupo Cream en 1966.
Peter Allen Greenbaum nació el 26 de Octubre de 1946 en Londres en el seno de una familia judía. Como muchos de sus contemporáneos quedó fascinado con los músicos negros americanos como Muddy Waters o Willie Dixon. Bueno, como decíamos Peter Green comenzó su carrera junto a John Mayall por expresa recomendación de Eric Clapton. En su debut en estudio ya sorprendió a todos con una composición en la que quedaba patente su gran estilo. La canción se llamaba “The Supernatural”.

Al igual que Eric Clapton, Green decidió abandonar el grupo de John Mayall para formar el suyo propio Fleetwood Mac. El nombre procedía de los apellidos de la sección rítmica del grupo Mick Fleetwood y John McVie. Nada tenía que ver el estilo de esta banda con el posterior éxito de Fleetwood Mac. El blues era la piedra angular de los discos y las actuaciones de este grupo. Sin embargo algunos temas destacaban por encima de otros “Black Magic Woman”, “Man of the World” y, por supuesto “Albatross”, tema que alcanzó el número uno de las listas inglesas.

Tal vez Peter Green no advirtió el mayor peligro del ideario hippie: la experimentación total con las drogas. Durante una gira por Munich en 1969 Green desapareció durante tres días y, en palabras de su ex compañero John McVie, nunca regresó, porque aquel que se encontraron era una persona completamente distinta. Efectivamente el ácido lisérgico le había jugado una mala pasada. Green contaba que había tenido una visión en la que un ángel le entregaba un niño desnutrido de Nigeria. Entonces comenzó a vestir túnica larga y se dejó crecer la barba, al tiempo que portaba un gran crucifijo a pesar de ser judío. Pero también apareció con una nueva canción “The Green Manalishi”, escrita bajo los efectos de esta droga y cuyo tema es la materialización del diablo en el dinero.

Era el fin de Fleetwood Mac. Sus compañeros no soportaban sus constantes alucinaciones y su obsesión con la maldad absoluta del dinero y los bienes materiales. Las alucinaciones se multiplicaban en la mente de Green y al mismo tiempo animaba al resto del grupo a actuar gratis. Al igual que sucedió con Syd Barrett, la banda decidió echarle. Aquellos setenta fueron la época más dura para Peter Green. Fue sometido al terrible tratamiento de electroshock para curar su enfermedad mental e incluso ingresó en prisión por amenazar a su representante con una escopeta. El motivo es hoy una leyenda de la Historia del Rock: al parecer Green estaba muy enfadado con su agente por mandarle dinero, su gran enemigo.

Pero ésta es una historia con final feliz. Pasada esta década tortuosa, Green fue rescatado por su hermano Len y su mujer. Nunca ha dejado de sentir alucinaciones y brotes psicóticos pero fundó una nueva banda en los 90 (Peter Green Splinter Group) y realizó numerosas apariciones en convenciones de músicos de blues y reuniones junto a sus antiguos compañeros de Fleetwood Mac.

Jordi Jendrix.