Drácula 1931 (según Philip Glass)

 Un encargo horripilante

Drácula, el clásico del cine de terror de 1931 dirigido por Tod Browning se mantuvo sin música durante 78 años hasta que Universal Studios dijo que tenía que cambiar. Afortunadamente semejante reto se encargó a Philip Glass, un compositor todo terreno capaz de enfrentarse a cualquier proyecto: la música de unos juegos olímpicos, componer junto a estrellas del rock como David Bowie, o elaborar un disco junto a Ravi Shankar para mostrar las diferencias y similitudes entre Oriente y Occidente, sólo por destacar algunas de sus innumerables aventuras musicales.

El reto de musicalizar un clásico como Drácula, con el mítico Bela Lugosi a la cabeza, está en no molestar a la gran colección de fanáticos del cine terror antiguo acostumbrados a ver esta película sin más música que “El lago de los cisnes” de Tchaikovsky, y “Los maestros cantores” de Wagner. Desde luego no parece que un músico de la categoría de Philip Glass tenga miedo de que un friki de las pelis de terror le ataque con un muñequito de Drácula. No, ya en serio, Philip Glass compuso el score de esta mítica película y la interpretación la dejó en manos del Kronos Quartet, un fantástico cuarteto de cuerda norteamericano.

Para los más críticos (los que tienen la colección completa de muñequitos de Drácula y un póster gigante de Bela Lugosi en su habitación), Tod Browning no le puso música al film porque quería que la magnífica interpretación de Lugosi y los efectos sonoros trasportaran al espectador al inframundo de Drácula. Resumiendo: el silencio crea el ambiente. Pero Glass, consciente del poder evocador de la declamación de Lugosi y de los efectos sonoros, presenta una banda sonora muy respetuosa con los diálogos y los efectos, a fin de no molestar. Lo que no hay duda es que los remolinos circulares casi hipnóticos de las cuerdas del Kronos Quartet nos atraen al inquietante mundo de Drácula con mucha efectividad.

En una entrevista Philip Glass admitió que su música podía crear un pastiche temporal, dijo: “de algún modo creo que la música modernizó la película, tomándola de su tiempo y transportándola a otro. Creo que Drácula es una historia para todas las épocas. Y, como Lugosi mismo dijo en una entrevista años después de que el film le trajera tanta popularidad: “Drácula nunca muere”.

Jordi Jendrix.