TAXI DRIVER 1976 (según Bernard Herrmann)

Cualquier excusa es buena para hablar del genial compositor Bernard Herrman. Pero si además hablamos de una obra maestra como Taxi Driver y de la que fue su última composición en vida se trata de un auténtico placer.  Herrmann no pudo ver el montaje definitivo ni su acogida entre el público porque murió meses antes de su estreno. A él está dedicada la película, tal como indican los títulos de crédito. Bernard Herrmann dejó para la posteridad uno de sus mejores trabajos, quizá el mejor, con el permiso de Psicosis. La verdad es que el suspense psicológico de Taxi Driver parecía venirle como anillo al dedo al compositor de películas como Ciudadano Kane, El hombre que sabía demasiado o Vértigo.

Taxi Driver se estrenó en 1976, fue nominada a mejor película y mejor banda sonora en los óscars (entre otras nominaciones más) y ganó la palma de oro en el festival de Cannes. La película supuso la consagración de Robert De Niro como actor y la confirmación de una de las mejores parejas de la historia del cine, la formada por Martin Scorsese y De Niro. Prácticamente desde su estreno, Taxi Driver se convirtió en un icono popular. La imagen de Travis Bickle (un taxista veterano de la guerra del Vietnam) como un hombre perdido en la gran Nueva York y deprimido ante los crímenes que se suceden en la noche,  encandiló a un público joven sediento de anti-héroes con los que poder identificarse. Hoy en día podemos ver cómo la imagen de Travis mantiene su popularidad en camisetas, pósters, e incluso en el corte de pelo, además de la famosa frase: “you talkin´to me?, ¿Estás hablando conmigo?” se repite como un símbolo de la película. Hasta tal punto caló el personaje de Travis entre la gente que en 1981 John Hinckley Jr. Intentó asesinar a presidente Ronald Reagan obsesionado con el film y sus protagonistas.

Como decíamos al principio Taxi Driver fue el último trabajo de Bernard Herrmann y la culminación a 35 años poniendo música a películas. Un currículum espectacular que comenzaría de la mano de su amigo Orson Welles, otro privilegiado. Ambos comenzaron en un programa de la radio RKO y al dar el salto al cine construyeron una obra de arte: Ciudadano Kane. Empezar con la película que cambió el rumbo del cine y terminar con otra que 34 años después todavía tiene vigencia es algo al alcance de muy pocos. Antes de dejarles disfrutar de la banda sonora íntegra destacar una vez más cómo Herrman utiliza las progresiones armónicas para crear esa sensación de agobio o angustia y cómo el solo de saxofón parece aflorar como única esperanza entre un bosque de cacofonías difusas. Además, aquellos fans no se pierdan el montaje que el propio Herrman preparó para el corte titulado “Diary of a Taxi Driver” con la voz del propio De Niro incrustada entre sus bellas e inquietantes melodías.

Jordi Jendrix.