Graveyard – “Hisingen blues” 2011

Os presento a Graveyard, un gran descubrimiento para un domingo de resaca. Se trata de un potente cuarteto sueco que según muchos críticos recuerda a lo mejor del rock de los 70. Algo en lo que no puedo estar de acuerdo porque son simplemente un grupazo de 2011 y ya está. Las eternas comparaciones con los “fundadores” del hard rock, heavy o como queráis llamarlo, resultan redundantes cuando nos encontramos ante un grupo en el que los poderosos riffs de guitarra dominan las composiciones. Sí, es rock, ¿influencia de Led Zeppelin?, desde luego. A estas alturas me parece absurdo pensar si a una banda de rock le ha influido este viejo conocido por todos. Pero dejemos mis estúpidos comentarios para luego.

“Hisigen Blues” (2011), es el título de su último trabajo lanzado en primavera de este año. Es su segundo disco y es el resultado de su reciente fichaje por el sello Nuclear Blast. Graveyard demuestran aquí que no se han equivocado con ellos. Las canciones resultan verdaderamente potentes, pero podemos poner un par de pegas. Primero: la batería a veces se pierde entre un mar de guitarras y los platos no se oyen bien (esto, en cualquier caso es fallo del productor); y segundo, las canciones molan, pero al final resultan un poco repetitivas y falta un poco de variedad. Por otro lado, Graveyard son tan fieles al sonido rockero añejo que se han olvidado de una de las claves de este sonido: la experimentación.

De todas maneras es un buen disco que recomendamos a los amantes del sonido guitarrero.

  Jordi Jendrix.