Paul Butterfield – Los chicos blancos se pasan al blues

A mediados de la década de los 60, muchos chicos blancos de clase media se sentían verdaderamente atraídos por los ritmos y las melodías del blues. Tanto en EEUU como en Gran Bretaña la nueva generación de músicos blancos dirigía su oído a aquellos viejos bluesman como Willie Dixon, Muddy Waters o Howlin´ Wolf… Sin saberlo estaban llevando la música hacia senderos inexplorados hasta la época. Partiendo viejo blues del Mississippi estos jóvenes blancos se encaminaban irremediablemente al flower power, al verano del amor, a la psicodelia… en definitiva a Woodstock. Allí, en este mítico festival de rock brilló con luz propia un nombre: Paul Butterfield.


Paul Butterfield nació en Chicago y su primer instrumento fue una flauta. Ya de adolescente sintió una especial atracción por los músicos negros de blues como Howlin´ Wolf, Muddy Watters o Junior Wells. A pesar del racismo presente en aquella época en EEUU, Paul no tuvo ningún problema en formar su primera banda junto a músicos negro. Sin embargo la mayoría de los locales de conciertos sí vieron ciertos inconvenientes en esta mezcla racial. En 1965 firmaron su primer contrato con Electra Records y se unieron el organista Mark Naftalin y el genial guitarrista Mike Bloomfield. El grupo se llamaba “The Paul Butterfield Blues band”.
En 1966 the Paul Butterfield Blues Band grabó su major album: “East-West”. El título habla de un deseo de mezclar la música occidental con la oriental… no es que lo consiguieran pero sí contaron con el gran Ravi Shankar para muchas de sus actuaciones en directo aquel año. Desde luego lo que sí lograron fue acercarse al estilo que estaba más de moda en Inglaterra y que era conocido como psicodelia. Después llegaron los grandes festivales: Monterrey y Woodstock, y la banda fue cambiando de nombres excepto el propio Butterfield.
Paul Butterfield siempre quiso sonar como los clásicos del blues. En realidad nunca le interesaron especialmente las nuevas formas que experimentaba el rock durante los 70. Murió en California en Mayo de 1987 de un ataque al corazón provocado por su fuerte adicción a las drogas y al alcohol.

Jordi Jendrix.