Fischer Z – Esquizofrenia nuclear

En una época en la que muchas bandas resultaban inclasificables, Fischer Z destaca por su particular estilo a medio camino entre el Punk, el Reggae y la New Wave. En Inglaterra se les comparó rápidamente con Talking Heads, pero fue en Alemania y Austria donde este grupo causó furor más que en su tierra natal. Hablar de Fischer Z es hablar, en cierto modo, de su líder y fundador John Watts, un músico intelectual y enigmático que supo combinar melodías pegadizas con letras de marcado carácter psicológico, social y político. El grupo lo forma en 1976 junto a su compañero de estudios Steve Skolnik. Completarían la banda el bajista David Graham y el batería Steve Liddle. Era una época en la que el punk arrasaba con todo en Inglaterra y sin embargo Fischer Z ofrecían algo más. Primero porque John Watts era un tipo muy culto y muy preocupado por los problemas sociales del momento. También tenía una personalidad muy extraña enrarecida todavía más por las experiencias junto a enfermos mentales. Vamos a oír uno de esos temas “diferentes” en la característica voz de Watts. “Pretty Paracetamol (First Impressions)”

El estilo de Fischer Z fue rápidamente comparado como decíamos  con Talking Heads o The Police. En 1979 lanzaron su primer disco “Word Salad”, que incluía temas como el que acabamos de oír, y lograron una actuación en directo para el mítico programa musical británico “Top of the Pops”. Esta actuación resulta un desastre y perjudica a las ventas del disco. En 1980 llegará “So Long”, probablemente su canción más conocida gracias a la cual todavía conservan cierta fama. A mediados de ese mismo año Skolnik, el teclista, abandona el grupo y éste queda reducido a un trío en el Watts plasta definitivamente todas sus obsesiones. Aquí llegaría su disco más destacado “Red Skies Over Paradise”, un trabajo cuya inspiración reside en la guerra fría y la amenaza nuclear. Otro tema impresionante de este gran disco es “Berlin”.

Tras este trabajo la banda se disolvió y John Watts comenzó a componer en solitario. A mediados de los 80 volvió a fundar Fischer Z, pero lo único que quedaba ya era el nombre. Watts no ha cesado de lanzar discos desde entonces, muchos de ellos con gran éxito en las corrientes underground y sobretodo en Australia, donde es un músico muy admirado. Nos despedimos con uno de mis temas favoritos de Fischer Z: “One Voice”.

Jordi Jendrix.