The Stranglers: provocación entre sintetizadores

The Stranglers es una banda de finales de los 70 que, como muchas otras, la primera vez que oí hablar de ella fue a través de mi amigo Peque. Tan enérgica fue su recomendación que acudí rápido a “comprar” alguno de sus discos. Antes de hablaros de este inclasificable grupo (ya podéis imaginar… ¿rock, pop, new wave, punk, ska…?) vamos a ver uno de sus temas más populares “No More Heores”.

En 1974, en una localidad inglesa llamada Guilford, cuatro chicos se decidieron a formar una banda. Se trataba del cantante y guitarrista Hugh Cornwall, el bajista y también cantante Jean Jacques Burnel, el batería Jet Black y el teclista Dave Greenfield. A diferencia de otras bandas del momento sus gustos musicales eran muy amplios y diversos, tal vez porque eran más mayores que muchos de los grupos de la época. Seguramente por este motivo The Stranglers tocaron muchos palos durante su carrera. Entre sus principales influencias destacan The Kinks, The Stones y, sorprendentemente, The Doors (hay solos de teclado que recuerdan mucho a Ray Manzarek). Pero también se dejaron llevar por el gusto de la época: los sintetizadores de la New Wave y el sonido “sucio” del punk. Aquí uno de sus temas más destacados: “Something Better Change”.

Antes de firmar por la United Artist y lanzar su primer disco en 1977, The Stranglers se habían dado a conocer gracias a sus enérgicos conciertos. En ellos muchas veces aparecían con camisetas con mensajes provocativos donde insultaban a los espectadores o contrataban a chicas para que bailaran con los pechos al aire… Si lo hubiera sabido antes. Bueno, en 1977 llegó “Rattus Norvegicus”, su primer álbum. Lo produjo Martin Rushent, el ingeniero de sonido de Fleetwood Mac y T Rex entre otros. En este disco se encontraba el tema “Peaches”, con cierto contenido sexual y que fue censurado por la BBC. Aquí, como no tenemos censura, pues lo ponemos…

No había terminado 1977 y The Stranglers ya habían sacado su segundo disco. “No More Heroes”. Es su álbum más conocido y para muchos el de mayor calidad. Esta fue una época convulsa para el grupo: el éxito les llegó de un porrazo y también tuvieron problemas con la justicia por posesión de drogas y ese tipo de cosas que siempre acaban haciendo los rockeros… “Black & Withe” (1978) fue su segundo disco, también muy original, y luego llegaron un disco grabado en directo y “The Duchness” (1979), donde ya se adivinaba un giro hacia la New Wave más electrónica y experimental. En el siguiente trabajo, titulado en francés “La Folie” (1981) encontramos una de sus canciones más conocidas y también una de las baladas más bonitas jamás compuestas: “Golden Brown”. Luego llegaron más discos durante las décadas de los 80´s y 90´s, pero ninguno alcanzó la calidad de los tres primeros. Nos despedimos con la canción que más fama les ha dado, “Golden Brown”.