Tres libros de rock para regalar éstas Navidades (o casi)

burning- Pues, a mí me gustó más el libro.

La cartografía iconográfica del rock and roll se sustenta como toda travesía mítica sobre los cimientos de lo legendario. Si es verdad o mentira, a nadie le interesa. No sólo los discos y los conciertos han trazado el recorrido del Metamorphoseon del rock, todo cotilleo, chanchullo o tinglao’ sacado de las sesiones de grabación o escuchado desde la habitación contigua de un hotel es consentido. De esto mismo van estos tres “tochos” que me han llamado la atención estas últimas semanas.

El primero de ellos, habla de una banda de rock de las de verdad, de las
“de siempre”. Una de esas bandas a las que azotaba una y otra vez la mala
suerte. Ajenos a la moda y lo que sonaba en esos momentos, los Burning,
discípulos directos de los Stones y de lo progresivo pero con alientazo a
mahou, se dejaron la vida y el hígado en los bares donde tocaban. Sonaban
duro y o daban todo, lo intentaron “ in inglis” y acabaron rindiéndose al acento
castizo que les profirió su natal barrio de La Elipa.

Y ahora cuando escucho el estribillo: “sólo hay putas y cocheros en
Madrid” no dejo de pensar que se trata del estribillo más apocalíptico que
puede hacerse sobre el Madrid del que hablaban los “burnin” en sus canciones.

Burning-Madrid (66 rpm Edicions), de Alfred Crespo narra con gran
emotividad y a base de testimonios y anécdotas de los que estuvieron allí la
trayectoria de un grupo maldito que compartió sello con Manolo Escobar, al
que Jesús Ordovás les echó el capote de su vida, cuando le pidió a Fernando
Colomo que esperase un par de días para recibir el tema central para su
película y al que éste maldito Madrid les sigue debiendo

LoquilloClashEl segundo, podríamos decir que es todo lo contrario pues constituye el diario fotográfico que narra la transformación de Jose María Sanz en uno de los animales mitológicos más proverbiales que conoce este país. Con medio siglo sobre sus espaldas es imposible negarle al “Loco” que su sombra
además de ser larga sobresale en las laderas del alto del rock and roll no sólo por su contribución musical si no como personaje. La imagen de Loquillo ha evolucionado acorde con la historia de nuestro país, Loquillo ha sido irreverente
cuando había que serlo y sensato cuando algunos ya habían perdido el Norte, sus desquites son propios de quien ha de mantener una bandera que con el paso de los años va pensando… y que mejor o peor llevada él, ha defendido
siempre con coherencia. Jordi García y Miguel Pérez han editado en Martínez Roca: ‘Loquillo. Rock & Roll Star’. Un volumen lleno de fotografías y crónicas de la historia de una “estrella” hecha a sí misma. Acompañado (o acompañando en otros casos) por su mujer, su hijo, su padre, junto a AlaskaJaime Urrutia, Jordi Pujol o los Stones. Puro alimento para mitómanos.

El tercero: This is Here. London, está cociéndose en una plataforma española de crowd founding recién lanzada por Borja Prieto (My MajorCompany)  y hace un recorrido fotográficopor los rincones más legendarios de Londres. Una forma emocionante de recorrer la city que hará las delicias de todos los que conocemos la ciudad y adoramos la cultura pop desde los años 80. Desde el mítico neón del Bar Italia, hasta la esquina donde se conocieron John y Yoko, el árbol contra el que se estrelló Marc Bolan o los graffiti del muro de Abbey Road… Chus Antón  ha trazado un mapa fotográfico de esos rincones de Londres que tanto nos gusta buscar y que cuando encontramos, nos hacemoslos locos cómo si no supiésemos de que va la vaina con media sonrisa y el corazón cogidito.

Yo ya he puesto mi granito de arena! Para que esta iniciativa salga
adelante AQUÍ