ARTÍKULOS ROCK

The Vagrants

El gran álbum desconocido

AUDIO “The Vagrants” –

Hoy os vamos a contar la historia de un grupo. Una banda que muy bien podría haber quedado en el olvido de no ser porque en ella estuvo el gran guitarrista Leslie West… Hablamos de The Vagrants, un conjunto neoyorkino de mediados de los 60 que arrasaron en el barrio de Long Island.”Respect” fue compuesta en 1965 por Otis Redding y un año después la grabó “The Vagrants” convencidos de que les lanzaría a la fama… pero, Aretha Franklin pensó lo mismo y… bueno, ya saben el resultado, no hace falta decir quién se llevó la fama… The Vagrants se formó en Nueva York y sus actuaciones tuvieron mucho éxito, entre otras cosas por la energía que emanaba la guitarra de Leslie West. Entonces un pequeño sello se fijó en ellos y grabaron un single que no tuvo ningún éxito. Sin embargo los directores Vince Scarza y Douglas Hickox se fijaron en ellos para su nueva película llamada “Disk-o-Tek Holiday”, un proyecto enmarcado dentro de las llamadas Beach Party film, un subgénero cinematográfico que narra las aventuras de adolescentes en la playa. Nada del otro mundo. En la secuencia de la película en cuestión se podía ver a The Vagrants tocando “Oh, Those Eyes”.Ahora esta canción está considerada todo un clásico de los 60, pero entonces no llegó a ninguna parte. Al margen de esto The Vagrants seguían teniendo un poderoso directo que no pasaba desapercibido y en 1965 firmaron con el sello Vanguard. Con ellos grabaron un disco y también lanzaron un single “I Can´t Make a Friend”. Este tema se convirtió años más tarde en todo un referente para los grupos garage.Además de Leslie West a la guitarra y a la voz, encontramos a su hermano, Larry West al bajo, Peter Sabatino voz y armónica, Jerry Storch a los teclados y Roger Mansour a la batería. Leslie abandonó The Vagrants en 1967 para formar “Mountain”, su propio grupo, junto a Félix Pappalardi. En 1986 el propio West recopiló los singles grabados por The Vagrants y salió este disco que escuchamos titulado “The Great Lost Album”.En 1990 Peter Sabatino organizó una nueva banda y la llamó The New Vagrants, pero esta es otra historia que nada tiene que ver con lo que hemos contado.

Paul Kossoff

El talento al límite

 

Paul Kossoff fue uno de esos brillantes guitarristas de finales de los 60 y principios de los 70. Al igual que otros de sus coetáneos como Jimi Hendrix, Janis Joplin o Jim Morrison los excesos en su vida hicieron que muriera con tan sólo 25 años. La fama le llegó con el grupo Free (en el que también estaba el cantante Paul Rodgers) gracias sobretodo al tema “All Right Now” y uno de los riffis más pegadizos de la Historia de Rock. Pero en este programa vamos a escuchar a Paul Kossoff en su primer trabajo tras la separación de Free. El disco se llamó “Back Street Crawler” (1973) y pudimos volver a escuchar de nuevo el vibrato quejumbroso de la Les Paul de Kossoff. Paul Kossoff nació en Londres en 1950, era hermano del actor David Kossoff y ambos se criaron en el seno de una familia judía de origen ruso. Comenzó a tocar en pequeñas bandas al tiempo que trabajaba en una tienda de discos. En esa tienda conoció a un recién llegado a Inglaterra Jimi Hendrix. Allí mismo el guitarrista extraterrestre le tocó una versión de su “Little Wing” que marcaría para siempre la vida de Kossoff. Después vendría Free y el éxito comercial. Pero vamos a dar un salto hasta el final de su período junto a esta banda. En 1972 Free ya se había descompuesto y Kossoff ni siquiera tocó en todas las canciones de su último disco debido a su lamentable estado físico y mental debido a su adicción a diversas drogas. En palabras del propio Paul Rodgers: “Koss se pasó de vueltas… Daba miedo verle, no podía ni encender el ampli…” A pesar de esto, Kossoff lanza en 1973 su primer álbum acompañado de algunos colegas, entre ellos el batería de Yes Alan Withe.     La leyenda cuenta que la repentina muerte de su ídolo Jimi Hendrix marcó definitivamente el resto de su corta vida. Kossoff comenzó a abusar de la cocaína y la heroína a partes iguales y su cuerpo se iba resintiendo. Sin embargo “Back Street Crawler” había funcionado así que se animó a formar una banda, llamándola igual que su primer disco en solitario. En la banda estaban Terry Wilson-Slesser al bajo y voz, Mike Montgomery a los teclados y Tony Braunagel a la batería… Hay una anécdota que cuenta que en 1969 durante la gira de Blind Faith y Free, Eric Clapton le pidió a Kossoff que le enseñara ese vibrato tan característico.”The Band Plays On” (1975) fue el segundo trabajo de Kossoff como líder y compositor. Luego llegaría “2nd Street” (1976), donde John “Rabbit” Bundrick, (un viejo conocido de Free) sustituyó a Montgomery a los teclados. Y es que los amigos son los amigos por mucho que un grupo no funcione o haya demasiadas peleas. Paul Rodgers también quiso participar en el primer trabajo de Koss y lo hizo cantando en el tema: “Molten Gold”.Paul Kossoff fue un guitarrista excelente, uno más de una brillante generación para que el blues fue una religión. Su maravillosa técnica y su emocionante vibrato no hacen sino acrecentar la rabia por su prematura muerte en un fatídico trayecto de avión entre Los Ángeles y Nueva York el 19 de marzo de 1976 a la edad de 25 años.Jendrix

Peter Green

Alucinante psicodelia

El artículo de esta semana lo dedicaremos a una de las figuras más destacadas del rock de finales de los 60 y principios de los 70, el guitarrista, cantante y compositor Peter Green, autor, por cierto del tema, “Black Magic Woman”, que equivocadamente muchos asocian al también guitarrista Carlos Santana.
     Peter Green fue el fundador de Fleetwood Mac, la banda inglesa que años después y ya sin su presencia vendería millones de discos. Su progresión como guitarrista de blues se vio truncada en el momento que sufrió graves trastornos psicológicos ocasionados por el consumo de ácido lisérgico y por una serie de brotes esquizofrénicos que nunca le abandonaron. A cambio Peter Green llevó la experiencia musical hacia caminos desconocidos en su época (que ya es bastante decir) y marcarían el camino de otros músicos más jóvenes durante la inagotable década de los 70.
     Pero empecemos por el principio. Green se crió con las mejores figuras de la llamada “segunda gran época” de blues inglés, entre ellos Eric Clapton o Jimmy Page. Su estilo ya comenzaba a diferenciarse del de éstos en 1966. La suavidad del fraseo, el sugerente vibrato y la economía de notas serían su sello para el resto de su carrera. Sus primeras canciones fueron grabadas junto a los John Mayall´s Bluesbrakes, banda en la que logró entrar gracias al puesto dejado por Eric Clapton al comenzar su experiencia junto al supergrupo Cream en 1966.
     Peter Allen Greenbaum nació el 26 de Octubre de 1946 en Londres en el seno de una familia judía. Como muchos de sus contemporáneos quedó fascinado con los músicos negros americanos como Muddy Waters o Willie Dixon. Bueno, como decíamos Peter Green comenzó su carrera junto a John Mayall por expresa recomendación de Eric Clapton. En su debut en estudio ya sorprendió a todos con una composición en la que quedaba patente su gran estilo. La canción se llamaba “The Supernatural”.
     Al igual que Eric Clapton, Green decidió abandonar el grupo de John Mayall para formar el suyo propio Fleetwood Mac. El nombre procedía de los apellidos de la sección rítmica del grupo Mick Fleetwood y John McVie. Nada tenía que ver el estilo de esta banda con el posterior éxito de Fleetwood Mac. El blues era la piedra angular de los discos y las actuaciones de este grupo. Sin embargo algunos temas destacaban por encima de otros “Black Magic Woman”, “Man of the World” y, por supuesto “Albatross”, tema que alcanzó el número uno de las listas inglesas.
     Tal vez Peter Green no advirtió el mayor peligro del ideario hippie: la experimentación total con las drogas. Durante una gira por Munich en 1969 Green desapareció durante tres días y, en palabras de su ex compañero John McVie, nunca regresó, porque aquel que se encontraron era una persona completamente distinta. Efectivamente el ácido lisérgico le había jugado una mala pasada. Green contaba que había tenido una visión en la que un ángel le entregaba un niño desnutrido de Nigeria. Entonces comenzó a vestir túnica larga y se dejó crecer la barba, al tiempo que portaba un gran crucifijo a pesar de ser judío. Pero también apareció con una nueva canción “The Green Manalishi”, escrita bajo los efectos de esta droga y cuyo tema es la materialización del diablo en el dinero.
     Era el fin de Fleetwood Mac. Sus compañeros no soportaban sus constantes alucinaciones y su obsesión con la maldad absoluta del dinero y los bienes materiales. Las alucinaciones se multiplicaban en la mente de Green y al mismo tiempo animaba al resto del grupo a actuar gratis. Al igual que sucedió con Syd Barrett, la banda decidió echarle. Aquellos setenta fueron la época más dura para Peter Green. Fue sometido al terrible tratamiento de electroshock para curar su enfermedad mental e incluso ingresó en prisión por amenazar a su representante con una escopeta. El motivo es hoy una leyenda de la Historia del Rock: al parecer Green estaba muy enfadado con su agente por mandarle dinero, su gran enemigo.
     Pero ésta es una historia con final feliz. Pasada esta década tortuosa, Green fue rescatado por su hermano Len y su mujer. Nunca ha dejado de sentir alucinaciones y brotes psicóticos pero fundó una nueva banda en los 90 (Peter Green Splinter Group) y realizó numerosas apariciones en convenciones de músicos de blues y reuniones junto a sus antiguos compañeros de Fleetwood Mac.